Dolor en las articulaciones: ¿por qué se da y cómo tratarlo?

Generalmente, el dolor es un síntoma de que nuestro cuerpo está afectado por una enfermedad o padecimiento. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el dolor es una señal del sistema nervioso de que algo en nuestro organismo no está bien, y esta molestia es el primer indicio que hay que mencionar al médico para buscar un tratamiento que ataque el origen de la enfermedad.

El dolor articular, también conocido como artralgia, se trata principalmente de un síntoma, no de una enfermedad como tal, ya que realmente la causa del dolor es de una enfermedad.

Se trata de un síntoma bastante frecuente, que dificulta el día a día de muchas personas. Las molestias en rodillas, hombros, codos, tobillos, muñecas etcétera aparecen como pinchazos, dolor agudo y en otras manifestaciones, afectando a la calidad de vida del que las sufre.

En esta nueva entrada de blog nos centraremos en el dolor en las articulaciones, qué es, cuáles son sus causas y los tratamientos para eliminarlo y recuperar la calidad de vida de la persona que lo padece. ¡Comencemos

¿Qué es el dolor articular o artralgia?

El dolor articular, conocido también como artralgia, es un síntoma frecuente que afecta a las articulaciones de rodillas, codos, hombros, tobillos, muñecas y que pueden restar movimiento, afectando a la calidad de vida de la persona que las sufre.

Este dolor es el síntoma de un padecimiento articular, una enfermedad sistémica o autoinmune que debe tratarse para evitar que siga avanzando y tenga repercusiones mayores en el organismo.

El dolor en las articulaciones procede de estructuras como los ligamentos, tendones o músculos, y puede ir acompañado por inflamación de la articulación.

Cuando una articulación se encuentra inflamada siempre habrá dolor, siendo este el síntoma más frecuente de una lesión; también se puede sentir caliente la zona y la piel puede estar enrojecida.

Cabe destacar que el dolor puede presentarse con el movimiento de la articulación afectada, o bien, cuando esta se encuentra en reposo. Muchas personas toman posturas poco saludables para evitar ese dolor, por ejemplo, encorvar la espalda o dejar todo el peso corporal en una sola rodilla, lo que puede empeorar la condición del paciente y provocar otros problemas de salud a mediano plazo.

Existen muchos padecimientos que afectan a las articulaciones: lesiones, golpes, traumatismos, condiciones de salud como la bursitis, artritis, artrosis, gota, espondilitis, entre otras que provocan síntomas diferentes.

Síntomas del dolor en las articulaciones

El dolor articular puede afectar a diferentes zonas del cuerpo, siendo las rodillas y hombros las más afectadas, pero también se presenta en los dedos de las manos y pies, en las muñecas, los codos, entre otras, y puede aparecer de forma repentina, como consecuencia de una lesión, o bien, puede desarrollarse de forma progresiva e ir empeorando con el paso del tiempo.

Algunos síntomas de dolor articular que se presentan con frecuencia son:

  • Ardor
  • Picor
  • Entumecimiento
  • Enrojecimiento
  • Inflamación
  • Dificultad para realizar el movimiento
  • Pérdida o reducción de la movilidad
  • Rigidez
  • Hormigueos

Un ejemplo del dolor acompañado de inflamación es la artrosis, padecimiento en la que el cartílago (que protege a las articulaciones del roce de los huesos) se deteriora y, ya que su capacidad de regeneración es limitada, se produce la pérdida progresiva de cartílago con el tiempo, lo que provoca que los huesos rocen entre sí, causando dolor, hinchazón y protuberancias óseas en la articulación, además las personas que padecen esta condición pueden sentir sus articulaciones rígidas y dificultad para realizar movimientos.

En algunos casos, el dolor articular puede acompañarse por otros síntomas menos frecuentes, tales como erupción cutánea, dolor ocular o llagas en la boca.

Si el dolor articular se acompaña de los siguientes síntomas, es importante acudir con un especialista porque indican que la afección es grave:

  • Sangrado
  • Hueso que sobresale de la piel
  • Fiebre
  • Dolor articular severo
  • Deformidad en la articulación

Causas del dolor en las articulaciones

La artritis es la causa principal del dolor en las articulaciones, especialmente cuando se trata de dolor poliarticular, es decir, que afecta a varias articulaciones.

Esta condición suele presentarse como consecuencia de infecciones víricas o brotes de enfermedades articulares crónicas como la artritis psoriásica, la gota o artritis por pisofosfato cálcico, enfermedad de Lyme, gonorrea e infecciones bacterianas por estreptococos.

Algunas enfermedades inflamatorias crónicas pueden dañar a la columna vertebral y articulaciones periféricas, como la espondilitis anquilosante que afecta a la zona lumbar, mientras que la artritis reumatoide ataca a las cervicales del cuello.

  • Otros trastornos que causan dolor articular son
  • Fibromialgia. Enfermedad de origen desconocido que se caracteriza por dolor crónico en músculos y articulaciones.
  • Polimialgia reumática. Enfermedad inflamatoria que provoca dolor y rigidez en los hombros, cuello y cadera.
  • Bursitis o tendinitis. Suelen ser consecuencia de un traumatismo o del uso repetitivo de una articulación, provocando dolor monoarticular, es decir, en una sola articulación.
  • Traumatismos. Lesiones que afectan al cartílago articular ya sea de forma aislada o relacionadas con una fractura de hueso. Existen diferentes tipos de lesiones como las condrales, osteocondrales, capsulo-ligamentosas, esguinces, luxaciones, heridas articulares o del fibrocartílago.
  • Obesidad y sobrepeso ya que el peso ejerce presión sobre las articulaciones y puede desgastar al cartílago.
  • Práctica de deportes, especialmente los de contacto; o bien, actividades repetitivas que implican un impacto directo y continuo en las articulaciones.

Tratamientos para el dolor articular

El dolor articular tiene múltiples causas y padecimientos asociados, por lo que es importante acudir con el médico para determinar el tratamiento a seguir, que puede ser convencional (con el uso de medicamentos, antibióticos y terapia) o quirúrgico para reparar los tejidos o huesos lesionados.

En general, el tratamiento se enfoca en el padecimiento que origina el dolor articular por lo que el médico puede prescribir antibióticos para combatir una infección como la gonorrea, o medicamentos para el sistema inmunitario en caso de enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso.

Las pastillas para dolor de articulaciones se enfocan en desinflamar la zona, atenuar la rigidez y aligerar o aliviar el dolor para recuperar la funcionalidad de la articulación afectada.

El reposo es otra forma de aliviar el dolor, para lo que se puede inmovilizar una articulación con una férula o cabestrillo. En otros casos se recomienda la aplicación de calor (con una toalla o una botella con agua caliente) y frío (con hielo) para aliviar los espasmos, desinflamar la articulación y favorecer la penetración de medicamentos tópicos y prescritos por el especialista.

La fisioterapia suele ser recomendada para recuperar la amplitud de movimiento y fortalecer los músculos circundantes. Esto es especialmente importante en personas que se recuperan de lesiones o que sufren enfermedades crónico degenerativas para evitar la rigidez permanente y la atrofia muscular.

Actualmente podemos encontrar otros tratamientos alternativos o complementarios, que pueden usarse como auxiliar para fortalecer al organismo, favorecer la regeneración del cartílago o frenar el avance del deterioro.

Uno de los más conocidos son las pastillas para dolor de articulaciones con ingredientes naturales como el ajo negro, suplementos alimenticios de ácido hialurónico, colágeno hidrolizado, glucosamina, entre otros. Recuerda consultar a tu médico antes de consumirlos y que su uso no es una cura, sino un complemento al tratamiento profesional.

¿Cómo se diagnostica el dolor articular?

En la primera revisión, el médico determinará si la causa del dolor articular es una lesión, un padecimiento articular o una enfermedad sistémica que requiera un tratamiento específico.

Los pacientes con dolor en más de una articulación y que manifiesten otros síntomas como erupciones cutáneas, inflamación, úlceras en la boca, fiebre, dificultad para respirar deben acudir de inmediato con el especialista para actuar con rapidez.

El diagnóstico usualmente se basa en la exploración física, antecedentes físicos y pueden complementarse con exámenes de sangre o pruebas de imagen para detectar la causa del padecimiento.

¿Cómo prevenir el dolor articular?

Prevenir el dolor articular es posible, así como retrasar su aparición mediante unas recomendaciones sencillas:

  • Hacer ejercicio para favorecer la movilidad, fortalecer a los músculos y proteger a las articulaciones. Los ejercicios aeróbicos sin impacto como nadar, yoga, pilates, caminatas y aerobics acuáticos son los mejores para evitar los movimientos repetitivos y la sobrecarga en articulaciones.
  • Mantener un peso corporal saludable para no sobrecargar a las articulaciones. El sobrepeso y la obesidad son causantes de enfermedades e incrementan la rapidez de su desarrollo.
  • Usar protección en las actividades físicas que se realicen, por ejemplo el calzado adecuado absorbe los impactos del pie contra el suelo al correr, o protectores de rodillas y hombros durante la práctica deportiva.
  • Tener una postura corporal adecuada ya que encorvar la espalda aumenta la presión en las rodillas y causa lesiones a la columna.
  • Date un baño con agua tibia si sientes que el dolor comienza o regresa; el aumento de la temperatura abre los vasos sanguíneos por lo que la circulación mejora. Además, con el agua caliente se liberan endorfinas que mejoran el estado de ánimo y reducen la sensación de dolor.
  • Mantén buenos hábitos de vida como dormir tus ocho horas al día, evitar el consumo de sustancias nocivas como el tabaco, los azúcares refinados o el alcohol, que provocan inflamación en el organismo, dañan los tejidos y provocan trastornos circulatorios.

Si buscas una ayuda extra para prevenir y tratar las dolencias articulares, en Vida es Primero somos una tienda especializada donde encontrarás una línea de pastillas para dolor de articulaciones para nutrir a tu organismo y tener una vida sin dolor.

Navega por nuestra tienda naturista en línea, adquiere los suplementos que necesitas y recíbelos en la comodidad de tu hogar.

Tratamiento: Pastillas para dolor de articulaciones